La toma de temperatura como medida de prevención [Debate Protección de datos]

¿Se ha superado el debate en protección de datos e intimidad?

La toma de temperatura como medida de prevención genera un debate jurídico entre el derecho a la intimidad y protección de datos personales y otros derechos dignos de protección en el escenario actual de pandemia y emergencia sanitaria.

La Agencia Española de Protección de Datos mostró su preocupación por el alcance de dicha medida en Abril de 2020 sin entrar al fondo del asunto dado que, la tecnología utilizada y los medios utilizados no siempre son los mismos y pueden tener mayor o menor impacto en los derechos fundamentales de las personas (Ver comunicado de la Agencia). La Agencia interpretaba que la toma de temperatura suponía una injerencia particularmente intensa en los derechos de los afectados “Por una parte, porque afecta a datos relativos a la salud de las personas, no sólo porque el valor de la temperatura corporal es un dato de salud en sí mismo sino también porque, a partir de él, se asume que una persona padece o no una concreta enfermedad, como es en estos casos la infección por coronavirus”.

Sin embargo, el pasado mes de junio, la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (STSJ CV 1018/2020) entendió que el control de temperatura realizado por los servicios de vigilancia privada realizado a personal trabajador como medida de prevención en un centro comercial, tenía su encaje en el ámbito de protección de la integridad física, función prevista en la Ley de seguridad privada y por lo tanto, con alcance en materia de salud. La interpretación debe ceñirse a la excepcionalidad del momento durante el cual sucedieron los hechos y el propio Tribunal apunta a la necesidad de analizar la idoneidad, proporcionalidad y eficacia de la medida en la prevención de la expansión de la pandemia COVID 19 y que, de acuerdo con la normativa de protección de datos, obligaría a realizar una evaluación de impacto para reforzar la posición jurídica y defensa de la organización que adopta la medida.

Cabe destacar que recientemente el Supervisor Europeo de Protección de Datos ha publicado unas orientaciones sobre la toma de temperatura en el contexto de la crisis derivada del COVID-19 [Orientations from the EDPS: Body temperature checks by EU institutions in the context of the COVID-19 crisis].

El Supervisor Europeo de Protección de Datos indica que las tomas de temperatura de carácter básico, realizadas de forma manual y sin registro, documentación o procesamiento e incorporación a un fichero, no se consideran tratamiento de datos personales. De este modo, el registro de la temperatura, manual o electrónica y su vinculación con personas quedaría bajo el ámbito de aplicación de la normativa de protección de datos.

Evidentemente, el alcance y ámbito de una medida como la toma de temperatura en aras a la prevención y el modo de ejecutarla podría tener implicaciones para la intimidad y producir una mayor injerencia en el derecho fundamental, por ejemplo, si se recopilan mediante cámaras de reconocimiento facial que añaden la imagen o un identificador al dato de temperatura.

En definitiva, se recomienda consultar con nuestros profesionales especializados en privacidad para conocer la legitimación de las medidas adoptadas y su posible impacto en el derecho a la protección de datos para adoptar soluciones jurídicas adecuadas.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Cerrar menú